Manifesta Biennial (Kosovo): un arsenal de intervencionismo urbano

La bienal nómade desembarca en Prishtina con un evento multifacético e inclusivo que asume como propio el compromiso cívico y las problemáticas públicas de sus habitantes.  
Por Fernando García

 

¿Qué pone a una ciudad en el mapa del mundo fuera de su locación geográfica? Podría pensarse que desde la caída del muro de Berlín y el fin de la Guerra Fría una clave es el ingreso a una forma extendida de democracia capitalista y su lógica de consumo. Otra es su inclusión en el calendario de eventos deportivos globales (Qatar 2022 es el mayor ejemplo), las franquicias de museos fetiche del turismo cultural y, en esa misma lógica, la dispersión de bienales y trienales cada vez más apartadas del sistema nervioso del arte contemporáneo. Así, cualquier lugar en el mundo donde la brújula de las bienales (que solo una pandemia puso en pausa) marque norte deviene parte de una articulación global de industria cultural, sistema de valores más o menos compartidos y carta de civilidad.

Pensemos en Kosovo, por ejemplo. Un estado que se separó de Serbia en 2008 con el apoyo de Estados Unidos y la UE pero que reconocen 98 de los 193 países que forman las Naciones Unidas. Destruída por una guerra político-étnica que empujó a una migración masiva, la región apenas ha podido reconstruirse cuando Manifesta, una bienal nómade que recorre Europa desde 1996, ha elegido la ciudad de Prishtina como su último destino entre julio y octubre de 2022.

Veamos que dice Manifesta en su manifiesto nómade. “Manifesta siempre ha elegido ubicaciones anfitrionas que reflejan el ADN en constante cambio de Europa para arrojar luz sobre un mundo definido por imperativos éticos y estéticos cambiantes (…) Como evento recurrente se ha transformado en un instrumento multifacético e inclusivo de proyectos de compromiso cívico”. En este caso hablamos de una ciudad disputada entre Albania y la ex Yugoslavia y donde el concepto de la limpieza étnica sobrevivió al horror nazi. Los serbios quisieron arrasar con la etnia albano-kosovar y una vez que el criminal Milosevic cayó, fueron los partisanos del Ejército de Liberación Kosovar los que empujaron a la minoría serbia al exilio o la muerte.

En el medio, las poblaciones gitanas asentadas allí por siglos fueron hostigadas por las partes en conflicto con un odio que los años del mariscal Tito habían mantenido soterrados. Es curioso que Manifesta esté animada por ese nomadismo característico de la etnia romaní extendida (y perseguida) por Europa desde los Balcanes a Gran Bretaña (la serie Peaky Blinders da cuenta de esto). Desembarca en Prishtina con un arsenal de intervenciones urbanas, workshops y asumiendo como propio el reclamo de sus habitantes por mayor espacio público. 

Un 60% de los participantes elegidos provienen de la región balcánica con el objetivo de los organizadores de explorar la narración como hecho social y artístico. Entre los varios artistas kosovienses participantes se encuentran Jakup Ferri, Petrit Halilaj, Flaka Haliti, Haveit Collective, Astrit Ismaili, Doruntina Kastrati, Aluestrasketa Xhafa Mripa, Alban Muja, Sekhmet Institute, Driton Selmani, Dardan Zhegrova, solo por mencionar algunos. 

Y dentro de las locaciones elegidas para las diferentes muestras e intervenciones de la bienal se incluyeron el Museo Etnológico, el Centro de Prácticas Narrativas, el Grand Hotel Prishtina, el Cine Armata, la Librería Nacional de Kosovo, el Observatorio Astronómico de Prishtina y el Palacio del Deporte, entre muchas otras.  

Para su campamento de cien días, Manifiesta busca además dejar huella en la ciudad huésped a través de su programa de desarrollo urbano Urban Vision. Esta vez el trabajo le fue comisionado a CRA-Carlo Ratti Associati que analizó los escenarios pos industriales de la ciudad kosovar a través de un programa de Inteligencia Artificial. 

Está muy claro que la llegada de una bienal organizada desde Amsterdam por un team internacional es menos invasiva que el fuego amigo de la OTAN inflamando la balcanización (luego micro-balcanización). Pero la llegada del arte contemporáneo a bordo de esta bienal nómade no deja de ser el último eslabón en un modelo de intervencionismo bienpensante.  

        

 

 

 

 

LOGO FOOTER

Contacto: info@elojodelarte.com
elojodelarte.com ® Una plataforma de LittleBull Prod. © 2022 Todos los derechos reservados.

Este sitio cuenta con el auspicio de Buenos Aires Ciudad