Retratos extraordinarios: Wally Neuzil, la gran musa de Egon Schiele

La modelo y amante del pintor quedó inmortalizada en uno de los cuadros más célebres de uno de los genios de la pintura expresionista vienesa.
Por Gisela Asmundo

 

Es sorprendente muchas veces llegar a conocer las historias que se esconden detrás de las más famosas obras de arte. Algunas, esperanzadoras, bellas, pero otras, desgarradoras. Esta historia de amor entre el artista y la mujer que inspiró tantas de sus más grandes obras es justamente uno de estos casos.

El pequeño retrato de Walburga "Wally" Neuzil, con su sonrisa enigmática, sus ojos azules y su traje negro de cuello blanco, ha sido considerada la Gioconda vienesa. Se ha vuelto a exhibir desde el año 2010 en el Leopold Museum al lado del autorretrato de su amante, el famoso artista expresionista austríaco, Egon Schiele.

El partido nacionalsocialista se apoderó ilegalmente de la obra durante la Segunda Guerra y, tras pasar por diferentes manos, llegó finalmente a ser posesión del museo Belvedere de Viena, que en 1954 la vendió a Rudolf Leopold.

En el año 1997, durante una muestra itinerante, la obra fue prestada al Museo de Arte Moderno de Nueva York. Al año siguiente fue confiscada por reclamo de los herederos. Tras un litigio legal que duró doce años y por medio de un pago de diecinueve millones de dólares, el retrato de Wally, volvió desde Estados Unidos al Museo Leopold en Viena, desde donde había partido inicialmente.

 

egon-schiele-portrait-of-wally-neuzil-1912-trivium-art-history.jpg

Retrato de Wally, óleo sobre tela, 1912. Museo Leopold, Viena.

 

¿Quién fue Wally, la protagonista del famoso retrato de Schiele?

La joven nació en agosto de 1894 en Tattendorf, en la baja Austria. Su padre, Josef Neuzil, era maestro de gramática de la actual República Checa, y aunque la profesión daba cierto prestigio, el salario era muy malo, por lo que pertenecían a una clase media baja. Debido a la muerte temprana de su progenitor, en 1906 Wally se mudó con el resto de su familia a la ciudad de Viena. 

En esos años las condiciones de vida en Viena eran duras y precarias. Se sabe que se habría mudado alrededor de veinte veces entre 1911 y 1915. Trabajó en diferentes profesiones por períodos cortos de tiempo y apenas tenía posesiones personales. La capital de Austria transitaba grandes contrastes entre la pobreza y el gran esplendor de la era Gründerzeit, que consistió en un auge en la construcción de avenidas y residencias; un ascenso de la burguesía y la aparición de grandes coleccionistas de arte.

 

El tiempo junto a Egon Schiele, 1911-1915

En 1911 su vida cambió cuando conoció a Egon Schiele, ella tenía diecisiete y él veintiún años. No se sabe exactamente cómo se conocieron. Presumiblemente ella había sido modelo y amante del pintor Gustav Klimt, quien los presentó.

A partir de ese momento no se despegó del artista. No solo fue su musa, amante y compañera, sino que se ocupó de ayudarlo a vender sus obras y a tratar con los coleccionistas, además de ser también su ama de llaves. Ambos vivían con lo justo y el dinero no les alcanzaba. Mientras modelaba para Schiele también trabajaba como asistente de ventas, cajera y maniquí en una tienda de ropa.

Cansado de la mentalidad conservadora de la capital que no comprendía su obra y su trabajo artístico, Schiele decide mudarse a Krumau, su pueblo materno. Pero allí la gente se escandaliza por su convivencia con la modelo, su hábito de retratar mujeres muy jóvenes desnudas, y sus pinturas de alto contenido erótico.

 

5025102x.jpg

Egon Schiele y Wally Neuzil. Foto: Arthur Roessler. Traunsee, Austria, 1913. 

 

El advenimiento de la Primera Guerra y la culminación de la Belle Époque

Cargada de sensualidad y desprejuicio, Wally continuó posando para él de manera periódica. En las obras se pueden vislumbrar los sentimientos de calidez hacia ella. Las imágenes, llenas de erotismo y colores vibrantes, impregnan la mirada y permanecen grabadas dentro de la mente del espectador. Schiele retrata a sus modelos con rasgos desafiantes, seguras de sí mismas, construye un culto a la intimidad femenina y demarca en sus retratos una gran profundidad psicológica.

En los albores del siglo XX, para una mujer ser modelo de un artista no estaba bien visto. Era una sociedad conservadora que resguardaba los valores de la alta burguesía perteneciente al antiguo imperio Austro-Húngaro, y posar desnuda rozaba la delgada línea de la prostitución según los dictámenes de la época.

En 1912 se mudan nuevamente, esta vez a Neulengbach, donde la situación se torna peor. En abril de ese año Egon es sentenciado a pasar unas semanas en prisión tras ser acusado de retratar adolescentes desnudas y exhibir pinturas eróticas frente a menores de edad. Las tres semanas que estuvo en la cárcel Wally se encargó de estar a su lado y apoyarlo en esos momentos difíciles. Le llevaba comida y materiales para que pueda pintar. En las propias palabras de Schiele: "Entre mis conocidos más cercanos, nadie hizo nada, excepto Wally, a quien conocí recientemente y cuya conducta fue tan noble que me cautivó".

Elisabeth Leopold, dueña del museo donde se encuentra actualmente El Retrato de Wally, cuenta una linda anécdota de la pareja. A pesar de que Schiele tenía casi siempre problemas financieros, también hubo momentos felices juntos. Una vez Neuzil pidió a Heinrich Benesch (coleccionista y mecenas de Schiele) unas coronas, ya que Egon andaba sin dinero. "¿Y qué fue lo que hicieron? Fueron al Burgtheater, luego salieron a comer y con el último dinero, tomaron el tranvía de vuelta a casa...".

 

Despedida y muerte

Egon, a pesar de haber vivido junto a Wally Neuzil los momentos más prolíficos de su carrera, en 1915 decide abandonarla, para casarse por conveniencia con otra mujer. Al conocer a Edith y a Adele Harms, dos hermanas de la alta burguesía, corteja a ambas para finalmente casarse con Edith en junio de 1915.

Schiele le propuso a Wally comprometerse a "emprender un viaje de recreo junto a ella todos los veranos". Wally rechazó dicha propuesta y se incorporó a la Cruz Roja con el comienzo de la Primera Guerra Mundial. Mientras trabajaba en la región de Dalmacia en Croacia murió de escarlatina con veintidós años de edad un 25 de diciembre de 1917. Nunca más se volvieron a ver. 

En una obra conmovedora titulada La Muerte y La Doncella, Schiele le rinde un homenaje a su musa. Se representa a sí mismo junto a ella en un abrazo desesperado que sugiere un encuentro y a su vez una triste despedida, ambos sobre un paño arrugado blanco, en alusión a la muerte.

 

Egon_Schiele_-_Tod_und_Mädchen_-_3171_-_Österreichische_Galerie_Belvedere.jpg

 “La muerte y la doncella”, 1915. Óleo sobre tela, 1,5 m x 1,8 m. Österreichische Galerie Belvedere, Viena.

 

En 1918 Schiele expone y diseña el cartel de  la cuadragésima novena exposición de la Secesión Vienesa. Fue un gran suceso y vendió la mayoría de los cincuenta cuadros presentados. Le siguieron luego otras muestras en Praga, Zúrich y Dresde.

Ese otoño la gripe española asoló Viena dejando más de veinte millones de muertos por toda Europa. Edith, su esposa en ese momento, fallece embarazada de seis meses a causa de la pandemia. Tres días después le sucede Egon, que muere con tan solo veintiocho años de edad.

 

¿Cómo se expresaba Schiele en su obra?

Su temática artística se caracterizó por una marcada tensión erótica, casi obsesiva con una sexualidad que no reflejaba ningún aspecto sensible del romanticismo. La línea que utilizaba para dibujar los contornos de los cuerpos es cortante e incisiva expresando la crudeza de la realidad y mostrando impetuosamente la dramática destrucción física y moral del ser humano.

Sus intenciones fueron las de expresar con énfasis la subjetividad introspectiva y el dolor existencial. Por eso la utilización de tonos arbitrarios y chocantes que no refieren a la realidad circundante. El color adquiere un valor autónomo, no naturalístico, resultando particularmente eficaz en muchas de sus acuarelas y diseños de alucinada tensión. Aunque durante su desarrollo artístico se percibe la influencia de su maestro Klimt, su obra es expresionista y guarda cierto grado de comparación con otros artistas de la época como Edvard Munch y Oskar Kokoschka.

 

 

 

 

 

LOGO FOOTER

Contacto: info@elojodelarte.com
elojodelarte.com ® Una plataforma de LittleBull Prod. © 2022 Todos los derechos reservados.

Este sitio cuenta con el auspicio de Buenos Aires Ciudad