Los enamorados, de Marc Chagall

El abrazo como expresión fundante del amor es central en esta pintura de Chagall. En la obra se retrató junto a su primera esposa y musa, la escritora, Bella Rosenfeld.
Por Gisela Asmundo

 

Mark Zajárovich Shagálov nació el 7 de Julio de 1887 en la ciudad de Vitebsk, en la Rusia Zarista, en una zona del Imperio Ruso que hoy forma parte de Bielorrusia. Fue el mayor de nueve hijos en una familia judía de origen humilde.

Su padre, Zachar, transportaba barriles para un comerciante de arenque y el trabajo era tan duro que lo determinó a evitar un destino similar y perseguir el sueño de convertirse en artista. En 1906, con diecinueve años, se mudó a la que entonces era la capital rusa, San Petersburgo, donde asistió a la escuela de arte.

Dejaría Vitebsk, pero Vitebsk nunca lo dejaría a él. Su ciudad natal se convirtió en la principal fuente de inspiración para sus pinturas a lo largo de toda su carrera, a pesar de que pasó la mayor parte de su vida en lugares lejanos.

Chagall volvía a su ciudad natal al pintarla reiterativamente, en una especie de retiro nostálgico a su infancia, sin importar cuán duras fueran las realidades de su vida adulta, marcada, en diferentes momentos por la guerra, la revolución y el exilio.

Los recuerdos de su pueblo en un barrio hebreo, entre callejuelas, un apero agrícola, campesinos, vendedores ambulantes, músicos, especialmente violinistas, (su tío tocaba el violín), unos enamorados al paso, viejas casas de madera, sus padres, un rabino que reza, la sinagoga, etc. Todo eso va a formar el universo figurativo de sus obras. El gallo y el violinista se encuentran entre los motivos más recurrentes del artista, haciendo referencia a su educación rural y a su herencia judía.

 

37.446_ph_web-1.jpg

El Violinista Verde, 1923. Óleo sobre tela, 196 x 108 cm. Guggenheim Museum, Nueva York, EE.UU.

 

Al mudarse a París en 1911, se sintió a gusto con la libertad reinante en la ciudad, cambiando su nombre al francés y rebautizándose como Marc Chagall. En La Ciudad de la Luz compartió sus intereses artísticos con otros colegas vanguardistas, lo que conformaría un momento muy importante dentro de su carrera.

En 1914 regresa a Rusia para ver a su familia y simpatiza con los ideales iniciales de La Revolución Rusa. El estallido de la Primera Guerra Mundial lo obliga a posponer su regreso a Europa occidental indefinidamente.

En 1915 se casa con su novia, Bella Rosenfeld. Tres años después es nombrado comisario de arte y regresa a Vitebsk, donde funda la Academia de Pintura. Sin embargo, entra en conflicto con Lissitzky y Malevich que querían imponer el suprematismo y renuncia, para luego trasladarse a Moscú y ocuparse del Teatro Hebreo.

Durante estos años la obra de Chagall comenzó a dar giros cada vez más fantásticos y sus detractores argumentaban que caballos verdes y amantes voladores, poco tenían que ver con Marx, Lenin y la revolución.

 

84549590_3451324374942719_1758648469007892480_n.jpg

El paseo, 1918. Óleo sobre tela, 169.6×163.4 cm. State Russian Museum, San Petesburgo, Rusia. 

 

En 1923 regresa finalmente a París, donde el surrealismo se había vuelto el principal movimiento intelectual de la ciudad y sus visiones oníricas de años anteriores fueron muy bien recibidas y aclamadas como innovadoras.

A partir de 1937, sin embargo, comienza a representar la Crucifixión de manera regular. La fecha no es casual, ya que las deportaciones nazis contra los judíos eran cada vez más frecuentes. Su reacción fue apropiarse de la Crucifixión propia de la tradición artística cristiana y reversionar el tema como un símbolo del martirio judío.

El dolor por la humanidad que sufre en aquellos años tormentosos, tiñe sus composiciones de melancolía y oscuros presagios. La barbarie nazi fue claramente la principal fuente de esta dirección que toma su obra, pero también se basó en experiencias vividas en pogromos antijudíos durante su juventud en Rusia.

Con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación de Francia, se ve forzado a exiliarse en los Estados Unidos y se instala en Nueva York durante esos años.

 

1624222x1.jpg

 White Crucifixion, 1938. Óleo sobre tela, 154.6 × 140 cm. Art Institute Chicago, EE. UU.

 

A finales de agosto de 1944 París fue liberada y los Chagall toman la decisión de regresar a Francia. Pero antes del regreso, Bella cae enferma de manera inesperada al contraer una supuesta infección estreptocócica en la garganta. Por ese entonces no era fácil conseguir penicilina y cuando su hija Ida arribó al hospital con la medicación, ya era demasiado tarde. Su madre estaba en coma y a las pocas horas fallecería.

Pasado el funeral Chagall estaba inconsolable. "Cuando Bella falleció, el 2 de septiembre de 1944 a las seis de la tarde, estalló una tormenta eléctrica y una lluvia continua cayó del cielo. Se oscurecieron mis ojos", escribió el artista.

Tardaría un buen tiempo luego de la muerte de su esposa en volver a pintar nuevamente. No fue sino hasta la primavera de 1945 que volvió a la pintura. En Las Velas de la Boda, el título se refiere a un libro de Bella y a su elevado estado de ánimo, en un sentido homenaje a su musa.

 27192848522_f8513a51eb_b.jpg

Las Velas de la Boda, 1945. Óleo sobre tela, 122.2 x 120 cm. Colección privada.

 

Bella fue el primer amor de Chagall, y con el tiempo, se volvió su inspiración, su guía, su musa, para la creación de las más maravillosas obras. Vivió junto al artista durante veintinueve años, en un período que fue el más importante en el camino hacia el reconocimiento del mismo. Incluso mucho después de su muerte, Chagall siguió haciéndola aparecer en su lienzo, en forma de mujer, novia, madre y ángel.

Antes de retornar a Francia en 1948 tuvo retrospectivas tanto en el MoMA como en el Instituto de Arte de Chicago, en un claro reconocimiento por parte de coleccionistas, críticos y curadores de Estados Unidos, consolidando su lugar dentro de la historia del arte.

 

Shagal_Choumoff.jpg

Marc Chagall

 

Tiempo después comenzaría a experimentar con una variedad de nuevos medios: tapices, cerámica, mosaicos y, con mayor éxito, vitrales. Su afición por las grandes áreas de color saturado hizo que los vitrales fueran una elección lógica. Su comisión más famosa fue la Ventana de la Paz, en azul celeste, para el edificio de las Naciones Unidas en Nueva York.

 

un7757700_a3c_.jpg

 Ventana de la Paz,1964. Vitral, 4,6 x 3,7 mts. Edificio de las Naciones Unidas, Nueva York, EE.UU.

 

En 1967, a los 80 años, pintó dos murales gigantes para el vestíbulo de la Metropolitan Opera House de Nueva York, en el Lincoln Center.

 

Screen_Shot_2023-03-16_at_11.38.56.jpg

Murales en la Metropolitan Opera House de Nueva York, Lincoln Center, EE.UU.

 

Chagall continuó trabajando hasta su muerte en Saint-Paul-de-Vence, Francia en 1985, a los 97 años de edad. Moría no solo un maravilloso y prolífico artista, sino también un hombre que siempre estuvo enamorado del amor.

 

 

Aproximación a la obra: Les Amoureux (1928)

 

“En nuestra vida hay un solo color, como en la paleta de un artista, que ofrece el significado de la vida y el arte. Es el color del amor” 

Marc Chagall

 

Al regresar a París en 1923 después de casi una década de estancia en su ciudad natal de Rusia, Marc Chagall experimentó un período de felicidad sin igual. Acompañado por su esposa, Bella, y su pequeña hija Ida, el artista visitó el valle del Sena y el sur de Francia, descubriendo los paisajes exuberantes cuyos colores y formas distintivas inspiraron su trabajo. Les Amoureux (Los Enamorados) representa la encarnación pictórica de la satisfacción de la pareja en esa nueva etapa de su vida. 

 

full-1-080n09740-9kf9y-anatomy-slideshow-2000x2000.jpg

Les Amoureux, 1928. Óleo sobre tela. Colección privada.

 

Les Amoureux es un lienzo notable y de gran escala perteneciente a uno de los períodos más destacados en la gran obra del artista, que permaneció en la distinguida colección de la misma familia desde 1928, año en que fue pintado.

La admiración y el amor por su mujer se ponen de manifiesto en un abrazo que los mantiene muy próximos uno del otro. Bella fue la fuerza y el motor de su existir. Su cabeza apoyada en el hombro de ella, evidencia el rol de mujer protectora, en  una figura maternal que lo abraza con gesto sereno. Sobre su falda se distingue una representación de la luna, que simboliza el poder femenino, sobre un fondo azul que evoca el cielo, y un pequeño pájaro que vuela hacia ella.

 

chagall-bella.jpg

Marc Chagall y su primera esposa Bella Rosenfeld.

 

Chagall materializó la historia de ambos en esta imagen evocadora de lo que significó una vida juntos. “Durante años, su amor iluminó todo lo que hice”, fueron algunas de sus palabras acerca de su musa. Pero Chagall admiraba a Bella más allá de las palabras, por lo que representaba en su vida y por la visión que ella poseía sobre su propia existencia. Casi siempre la representó con los ojos bien abiertos, como una visionaria del futuro de ambos.

 

21-facts-marc-and-bella-chagall.JPG

Chagall retratando a Rosenfeld.

 

Chagall y la naturaleza del color

Chagall fue uno de los más grandes coloristas del siglo XX. Su pasión por el color y su originalidad radican en la síntesis personal de diferentes influencias: el decorativismo multicolor del arte popular ruso, la iconografía de la Iglesia Ortodoxa, la tradición artística judía, y lo que absorbe al trasladarse a París y entrar en contacto con la vanguardia de la época.

La paleta tenue de sus primeras pinturas dieron paso a pasajes de colores fuertes y puros inspirados en el encendido cromatismo de la época y las expresiones vibrantes de pintores fauvistas como Matisse y Gauguin.

Sus obras poseen una increíble proliferación de colores exaltados, Chagall poseía la gran maestría de entender el manejo del color y sus combinaciones, y gustaba de comprender el significado intrínseco del mismo, con un marcado aspecto emocional y místico característico de su obra.

Las flores, como unas de las creaciones más exquisitas de la naturaleza, fueron para el artista una gran influencia en la concepción de sus pinturas. Empezaron a aparecer como un motivo importante a partir de la década de 1920, en su tiempo por París. El antiguo Jardín de Las Tullerías decorado con elegantes tulipanes, quizás haya sido motivo de esa inspiración. Chagall solía pintarlas de manera masiva como enormes bouquets. Llenas de simbolismo, se vislumbran como posibles representaciones del árbol de la vida, como un vínculo entre la tierra y el paraíso, entre lo espiritual y lo universal. 

 

2015_CKS_10334_0018_000marc_chagall_bouquet_pres_de_la_fenetre121528.jpg

Bouquet près de la fenêtre, 1959-60. Óleo sobre tela, 120 x 149.8 cm. Colección privada.

Durante un tiempo, Chagall incursionó en el cubismo, pero fue una fase de corta duración, le resultó demasiado racional y geométrico para el despliegue de su lirismo pictórico. El mismo Picasso reconoció que ante la muerte de Matisse, Chagall era el único artista capaz de entender el color en ese momento. "No sé de dónde saca esas imágenes; debe tener un ángel en la cabeza", afirmó también en otra ocasión el  maestro español.

 

pablo-picasso-and-marc-chagall-in-1948-reporters-associes.jpg

Chagall en el estudio de Picasso.

 

Sus pinturas flotan en un ensueño entre lo real y lo fantástico, aunque él jamás se haya considerado un surrealista. Según las propias palabras de André Breton, el líder de los surrealistas: "ningún trabajo fue tan decididamente mágico como el de Chagall”. El ruso fue invitado oficialmente a unirse al movimiento, pero se negó.

Chagall fue el último gran maestro del modernismo europeo y uno de los primeros artistas en llevar la metáfora al cuadro moderno a través de la sencillez de su universo figurativo. Los amantes que levitan son probablemente los personajes más recurrentes en toda su obra. En sus últimos años, el pintor aún sostenía la siguiente opinión: “¿No es cierto que la pintura y el color están inspirados en el amor? En el arte, como en la vida, todo es posible cuando se concibe en el amor”.

 

 

 

 

 

LOGO FOOTER

Contacto: info@elojodelarte.com
elojodelarte.com ® Una plataforma de LittleBull Prod. © 2024 Todos los derechos reservados.

Este sitio cuenta con el auspicio de Buenos Aires Ciudad