Hacia la luz de Julio Le Parc

Ubicada en el corazón turístico de Recoleta, la obra del consagrado artista radicado en Francia -máximo referente del arte óptico y cinético argentino- es una de las últimas grandes incorporaciones en la galería de esculturas urbanas de la Ciudad de Buenos Aires.
Por Martín Sassone

Las ondulaciones de la obra generan cierto magnetismo. Es imposible no detenerse y contemplarla desde adelante, desde los costados y desde atrás. Es como si provocara un efecto hipnótico. Hacia la luz es una de las esculturas más recientes de la Ciudad de Buenos Aires y lleva la firma de Julio Le Parc, uno de los artistas argentinos más reconocidos del mundo.

Inaugurada en diciembre de 2016, la obra está emplazada en un punto estratégico de la Ciudad, en el centro de la Plazoleta Rubén Darío, sobre la Avenida Pueyrredón entre Figueroa Alcorta y Del Libertador, muy cerca del Centro Cultural Recoleta, el Museo de Bellas Artes y la Facultad de Derecho, un sitio que, especialmente durante los fines de semana y cuando el clima lo permite, es muy transitado.

El día de su inauguración, Le Parc dijo: "Estoy muy satisfecho de que una de mis obras esté en el espacio público de la ciudad por primera vez. En ese sentido, la ubicación era muy importante porque las modulaciones de la luz y el efecto cambiante se suman al movimiento permanente de las avenidas que la rodean. Esta instalación permite que el espectador desprevenido se relacione espontáneamente con la obra desde diferentes ángulos, disfrutando de una visión diferente cada vez".

Le Parc, pionero del arte óptico y cinético, cimentó su carrera trabajando con la luz y el movimiento. En una entrevista que le realizó la agencia Télam, Le Parc contó que para crear una obra “parto, ante todo, de una actitud de experimentación, de búsqueda, de una sucesión de situaciones, como un tema que se prolonga y que asume en cada etapa una forma diferente. El nombre de la obra o las interpretaciones vienen después”.

La interacción del público es clave para él. Es por eso que no concibe sus esculturas como algo estático, sino que se mueven, por decirlo de alguna manera, dependiendo de la posición y la interpretación de quienes la estén observando. “Lo fundamental es sacar de adentro de uno mismo lo original, lo que existe como invención, estar atento a uno mismo más que al entorno, y evitar la búsqueda del éxito”, agregó en esa entrevista.

Nació en Mendoza el 23 de septiembre de 1928 y se formó en la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón. En 1958 fue becado por el Gobierno francés y se instaló en París, donde fundó el Grupo de Investigación de Arte Visual. Desde entonces, su carrera no iría más que en ascenso con exposiciones en Venecia, Nueva York, Düsseldorf, Tokio, San Pablo, Miami, por solo nombrar algunas ciudades del mundo. De todas maneras, en todos esos años, Le Parc siempre se mantuvo en contacto con Buenos Aires, desde aquellas exposiciones en el Di Tella en la década del sesenta, hasta sus visitas más recientes y el homenaje por su 90º aniversario realizado en el Centro Cultural Kirchner.

Hacia la luz es, de alguna manera, su obra más visible para los porteños, porque está ahí en el corazón de la ciudad, a la vista de todos, con sus imponentes seis metros de altura y esas ondulaciones que bien pueden representar a las olas del Río de la Plata o el ritmo frenético de la gran ciudad.

 

 

 

 

LOGO FOOTER

Contacto: info@elojodelarte.com
elojodelarte.com ® Una plataforma de LittleBull Prod. © 2022 Todos los derechos reservados.

Este sitio cuenta con el auspicio de Buenos Aires Ciudad