Pensar un arte del futuro según Felipe Pantone

Entre el mundo del diseño y el mercado del arte, sus obras cromáticas ya son una marca registrada que lo posicionan como uno de los artistas argentinos mas comercialmente exitosos en el exterior.
Por Aldo Montaño

El arte de Felipe Pantone, nacido en el barrio de Flores en 1986, se caracteriza por trabajar con la idea del fluir cromático. Su obra es una explosión technicolor que toma mil formas dentro de sus característicos gradientes; una paleta dinámica que atraviesa y define tanto a sus murales, objetos y esculturas, como a sus colaboraciones con grandes marcas y artistas top.

Pantone vive en España desde los diez años y desde los doce se dedica al graffiti. Estudió en el Erasmus Leeds de Inglaterra, donde conoció a un profesor que lo marcó profundamente al inculcarle la importancia de la puesta en acción callejera de sus trabajos por sobre las enseñanzas teóricas. Luego formó parte de los prestigiosos colectivos artísticos europeos D.O.C.S y Ultra Boyz, hasta que finalmente se instaló en Valencia, donde se recibió en la facultad de Bellas Artes; aunque hoy define a estos últimos estudios como una pérdida de tiempo. 

Sus intervenciones urbanas lo ubicaron rápidamente en el centro de la escena del street art contemporáneo. De estos orígenes mantiene la herencia del pulso urbano propio del arte callejero, al que le suma capas de otros estilos y disciplinas que terminan por configurar un estilo muy personal: pixel art, arte cinético, patrones geométricos y cromáticos, y un guiño permanente hacia el op art. 

Sus influencias se encuentran principalmente en los cruces entre lo pictórico y la tecnología. Uno de los grandes temas de su obra tiene que ver con el tiempo. Tomar el pasado analógico -otra vez pensando en sus inicios con el graffiti y el uso del aerosol- y ensamblarlo con las posibilidades de la nueva era -como los actuales métodos de impresión o la nueva paleta de colores que ofrece lo digital-: todo en vistas de pensar en un arte del futuro. Por eso, no sorprende que haya sido el primer artista plástico en tener su propio filtro de Instagram. 

Esta mirada y búsqueda tienen que ver, según declaró en varias entrevistas, con el concepto de modernidad líquida de Zygmunt Bauman: que entre otros temas, afirma que las cosas no se fijan en el espacio ni el tiempo, lo que define la época actual es aquello que no perdura, el fin del apego, lo que se nos escapa entre las manos. Su estilo dinámico, entre el arte y el diseño, permite que su particular impronta sea la matriz de piezas tan variadas como esculturas cinéticas, piezas de joyería, accesorios, y también le permite colaborar con marcas como Reebok, Puma, Hennessy o llegar a artistas globales de la talla de J Balvin, y hasta encargarse del “tunning” de la escudería de Alpine F1 Team

Algunas de sus series más destacadas son Chromadynamica, Planned Iridescence y Subtractive Variability. También, en la obra de Pantone se destacan los murales. Entre los más importantes figuran los que realizó en el Palais de Tokyo de París, los edificios del Instituto Tecnológico de Monterrey (México), el mural Optichromie de la Albright-Knox Art Gallery de Búfalo (Estados Unidos) y la gigantesca intervención en la Usina del Arte de Buenos Aires en 2016. 

La actualidad lo encuentra a Felipe recorriendo el globo cual estrella emergente del  mundo del arte, haciendo honor a su apellido (sic), y dejando en el camino una estela de piezas multicolor con diseños inconfundibles. Todo producido desde el bunker FP Studio en Valencia, una especie de The Factory al mejor estilo Warhol siglo XXI, en plena era de cromatismo digital, NFTs y marcas de alta gama.

 

 

 

 

 

LOGO FOOTER

Contacto: info@elojodelarte.com
elojodelarte.com ® Una plataforma de LittleBull Prod. © 2022 Todos los derechos reservados.

Este sitio cuenta con el auspicio de