Museo del Futuro (Emiratos Árabes Unidos): camino a un mundo incierto

Emplazado en el centro de Dubái, el proyecto es una apuesta del gigante de medio oriente para acercar el arte, la ciencia, la tecnología y la espiritualidad a la comunidad internacional.
Por Ignacio Marchini

 

El futuro de la humanidad es sin duda urbano”, afirmaron el año pasado desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El abandono del campo no ha hecho más que profundizarse y, para dentro de veinticinco años, estiman que el 70% de la población mundial vivirá en ciudades y pueblos. 

Esto plantea una enorme cantidad de problemas sobre cómo se llevará a cabo esa transformación, problemas que desde hace un tiempo empiezan a manifestarse cada vez con mayor intensidad. ¿De qué trabajará toda esa gente, en una economía crecientemente automatizada? ¿Qué pasará con los recursos finitos, cuando cada vez somos más los humanos que poblamos la Tierra? ¿Hasta dónde llegará la ciencia y la tecnología? ¿Cuáles son los debates éticos que se vendrán cuando la crisis climática se agudice?

Para tratar de imaginar respuestas a estos interrogantes, el Museo del Futuro (Dubái), “construido para transformar la percepción del futuro tal y como lo conocemos” según su web oficial, fue una apuesta del Sheikh Mohammed bin Rashid Al Maktoum, gobernador de Dubái y vicepresidente, Primer Ministro y ministro de Defensa de los Emiratos Árabes Unidos. El espacio se plantea ser una plataforma para estudiar el futuro y crear debates sobre sus tendencias, particularmente en los sectores científicos, económicos, medioambientales, sociales y artísticos.

Desde su forma misma, el edificio busca generar un diálogo entre las tradiciones arábigas y el futuro. Considerada una de las estructuras más complejas del mundo, fue diseñada por Killa Design y construida por Buro Happold. La fachada exterior del edificio consta de pantallas que forman citas en árabe, extraídas de los dichos del Sheikh. "El futuro será para aquellos que sean capaces de imaginarlo, diseñarlo y construirlo, el futuro no espera, el futuro puede diseñarse y construirse hoy" es una de las frases que se leen, diseñadas por el artista emiratí Matar Bin Lahej.

El edificio, de setenta y siete metros de altura y treinta mil metros cuadrados de superficie, se mantiene erguido sin columnas que lo soporten. La construcción fue un desafío de la ingeniería, y se logró a través de un diseño paramétrico, que se logra a partir del procesamiento de algoritmos, un método llamado modelado de información de construcción. El edificio, ovalado y cerrado en forma de rulo, representa la humanidad; la base de pasto sobre la que se asienta es la Tierra; y el vacío en el medio de la estructura es una metáfora del futuro incierto.

El armazón consta de 1024 paneles compuestos ignífugos, revestidos de acero inoxidable. Cada uno de ellos tiene una forma tridimensional única para crear la escritura árabe que recubre la totalidad de su exterior, más de 17 mil metros cuadrados. Su interior está conformado por siete plantas en total, dedicadas a diferentes exposiciones. Tres de ellas se centran en el desarrollo orientado al espacio exterior, los ecosistemas, la bioingeniería, y la salud y el bienestar en general. Las restantes plantas exhiben tecnologías que serían posibles en un futuro cercano, vinculadas a temas como la salud, la conservación del agua, la alimentación saludable, el transporte y usos novedosos de la energía.

El Museo del Futuro reflexiona sobre un mundo aún incierto, pero cercano. Quienes visitan sus instalaciones son invitados a experiencias que fusionan la ciencia, la tecnología y la espiritualidad, para poder reimaginar el futuro y todas sus posibilidades.

 

 

 

 

 

LOGO FOOTER

Contacto: info@elojodelarte.com
elojodelarte.com ® Una plataforma de LittleBull Prod. © 2024 Todos los derechos reservados.

Este sitio cuenta con el auspicio de Buenos Aires Ciudad