La Humanidad y las Naciones Unidas de Marta Minujín

La obra, con el sello personalísimo de la mayor artista pop nacional, pertenece a una serie de creaciones de la década del ochenta inspiradas en esculturas griegas clásicas.
Por Martín Sassone

Inaugurada en 1996 en el Parque Thays de Recoleta, a la altura de Avenida del Libertador y Ayacucho, La Humanidad y las Naciones Unidas es una de las obras en la que la artista Marta Minujín mejor logró hacer dialogar el espíritu clásico con su mirada siempre disruptiva.

Sobre una base de mampostería revestida en mármol, se erige una Venus de bronce con pátina dorada de cuatro metros de altura fragmentada por cuatro líneas curvas, en una clara alegoría de la Tierra dividida y a punto de desmembrarse, pero cobijada por la bandera unificadora de las Naciones Unidas.

La Humanidad y las Naciones Unidas, inaugurada para el cincuentenario del organismo internacional, forma parte de una secuencia característica de Minujín que inició en la década del ochenta cuando diseñó obras inspiradas en esculturas griegas clásicas, como el Joven helénico fragmentándose (1982) y Venus de Milo cayendo (1986). La Venus fragmentada pertenece a una serie que tiene sus “hermanas” ubicadas en Pinamar, frente del hotel Playas, sobre Bunge y Sirena; o en el Parque Belén Los Alpes, de la ciudad colombiana de Medellín. 

La escultura fue vandalizada en 2019, en un momento en que los vecinos de Recoleta alertaban sobre los crecientes robos de piezas de bronce. Minujín lo hizo público un año después en una entrevista con La Nación y en su cuenta de Twitter dejó un tuit fijado, con fecha del 6 de septiembre de 2021, en el que señala: “A la escultura de la Venus Fragmentándose, en Av. Libertador y Ayacucho, que realicé para el día de los derechos humanos, le falta la bandera de las Naciones Unidas hace dos años”. Sus seguidores en la red social abonaron la hipótesis de que el robo era, en sí mismo, una “marca artística muy Minujín” a la obra.
Nació en San Telmo el 30 de enero de 1943 y se destacó desde muy joven en la escena artística de vanguardia por sus happenings, performances e instalaciones, tanto en Buenos Aires -especialmente en el Instituto Torcuato Di Tella- como en París. En los años setenta, realizó intervenciones y espectáculos en Nueva York y se convirtió en una referente a nivel internacional por su visión del arte. Sus obras y proyectos combinan el arte con la naturaleza y desacralizan los mitos populares.

La artista produce y proyecta grandes instalaciones que interpelan públicos masivos con obras que buscan derribar "los mitos universales". En esa serie de propuestas se destacan El Obelisco de pan dulce (1979), el Carlos Gardel de fuego (1981) y El Partenón de libros prohibidos (1983). En 2021 presentó en el Festival Internacional de Manchester (MIF 21), Inglaterra, su última creación de grandes dimensiones: El Big Ben acostado con libros políticos. La obra consistía en una réplica de la famosa torre londinense, de cuarenta y dos metros de alto, recubierta con veinte mil libros políticos. 

En vísperas de sus ochenta años, el máximo referente del arte pop nacional, sigue siendo una usina de creatividad desenfrenada. 

 

 

 

 

 

LOGO FOOTER

Contacto: info@elojodelarte.com
elojodelarte.com ® Una plataforma de LittleBull Prod. © 2022 Todos los derechos reservados.

Este sitio cuenta con el auspicio de Buenos Aires Ciudad